Carta a Alessandro D'Avenia

"Con frecuencia, preferimos el envoltorio de la vida a la vida misma." Querido Alessandro, mi adolescencia queda lejos, pero la de mis hijas esta llamando ya a la puerta. Un amigo recomendó tu libro y yo que sufro de arrebatamiento por la lectura no dudé en lanzarme a tu libro.  Saberse frágiles y aceptarlo es una de las enseñanzas de la vida que no dejamos de aprender cada día. No sólo fragilidad física sino de muchas otras cosas. Fragilidad. Me encanta el amor con el que hablas sobre la adolescencia. Esa etapa tan complicada, complicada cuando te toca vivirla y cuando te toca acompañar la adolescencia de otros. Yo siento que detrás de la puerta del cuarto, todavía infantil, de mis hijas cualquier día salga un ser extraño un tanto monstruoso. Menos mal que tu, acompañado de tu querido Giacomo Leopardi, le pones palabras más amables a esta época. Amables pero firmes.    "Esta generación de adolescentes es más precoz que las anteriores, (…), tiene también un punto débil:

La desheredada, Pérez Galdós

"Saliendo a relucir aquí, sin saber cómo ni por qué, algunas dolencias sociales nacidas de la falta de nutrición y del poco uso que se viene haciendo de los beneficios reconstituyentes llamados Aritmética, Lógica, Moral y Sentido común, convendría dedicar estas páginas..., ¿a quién? ¿Al infeliz paciente, a los curanderos y droguistas que, llamándose filósofos y políticos, le recetan uno y otro día? ... No; las dedico a los que son o deben ser sus verdaderos médicos: a los maestros de escuela."

En el año 2020 recordamos los 100 años de la muerte de Galdós. Hasta entonces no había leído nada de él, y me propuse hacerlo como a mi me gusta abordar a un autor: leer sus obras por orden cronológico. La obra de Galdós es inmensa y no, no estoy leyendo toda pero sí lo más representativo o lo que me atrae más de cada época. 

La desheredada es la primera novela que os traigo por aquí y es que me ha gustado mucho. Pasar de leer una distopía como Nosotros  a Galdós era una necesidad para mí. Necesitaba leer una novela con los pies en el suelo, sin imaginaciones, aunque fuese de otro tiempo pasado. Imaginar el futuro a veces es un poco aterrador.

En una carta de Giner de los Ríos a Galdós le dice después de haber leído esta novela: "Ahora es usted el autor de La desheredada, la única novela moderna española que puede saltar el Pirineo sin inferioridad alguna a lo mejor extranjero".

En La desheredada vamos a conocer a Isidora, primer personaje que mantiene conversaciones consigo misma, vamos a pasear por distintas zonas de Madrid. Para Galdós sus novelas no sólo debían tener valor literario sino que también debían de tener una utilidad social y para ello al final del libro nos escribe una moraleja de lo más interesante también para los lectores de nuestro siglo. Isidora sufre, sufre pretendiendo ser algo que no es, imaginando otra vida.

Galdós se enamoraba de los personajes que él creaba, le costaba mucho deshacerse de ellos, así que volveremos a encontrarnos con Isidora más adelante. Ya veremos si ha conseguido aceptar su vida.

Sigamos leyendo a Galdós.






Comentarios

  1. Hace mucho que no leo a Galdós... me has picado!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la recomendación, Esther. Sino fuera porque tengo una ruta de lecturas más o menos hecha no sé adónde me iría a parar. Sin embargo, los grupos de lectura pujan por modificar esa lista personal preconcebida.
    De Galdós solo he leído Torquemada en la hoguera, que tengo que retomar porque es una saga.
    Cordiales saludos y a seguir leyendo ☺️

    ResponderEliminar
  3. No he leído nada de Galdós, pero me gustaría hacerlo algún día. Tomo buena nota de esta novela.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes, Esther.
    Leer a Galdós en orden es una buenísima idea y toda una proeza. Seguiré tus lecturas e impresiones con mucho interés.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Leí mucho a Galdós allá por mis veinte años y antes. Después ha sufrido un parón en mis lecturas. Concretamente La desheredada no la he leído, pero podría estar bien para reencontrarme con el autor. Es el tipo de novela clásica más que me gusta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Tengo este título anotado y me lo has traído a la mente con fuerza. De Galdós solo he leído Marianela, que me cautivó por completo, me gustó mucho y sé que no es lo mejor del autor (o eso me dicen), la cuestión es que debería de haber regresado a él ya (como a tantos autores/as a los que quiero regresar jaja). En la estantería tengo esperando Misericordia, a ver si le doy la oportunidad este año. Y este que traes, espero leerlo también pronto... Me gusta lo que nos cuentas de Isidora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario