Entradas

Un puente de libros infantiles, Jella Lepman

Imagen
Gracias al blog Palabras que hablan de historia, he conocido la historia de una gran mujer Jella Lepman.

Jella Lepman fue la encargada, nada más acabar la Segunda Guerra Mundial dedesarrollar un programa de reconstrucción cultural en Alemania. A pesar de su miedos primeros de volver a Alemania, de lo que se podría encontrar allí,  su amor por los niños es lo que la hizo afrontar su papel.

En el libro Un puente de libros infantiles, ella misma nos narra paso a paso lo que fue realizando, los problemas con los que se encontró y como fue consiguiendo todo lo que se proponía.
"Los libros infantiles serán los primeros emisarios de paz". 
Su primer proyecto fue crear una exposición de libros infantiles, y para ello llegó a enviar cartas a 20 países distintos pidiéndoles libros infantiles para los niños alemanes. La mayoría de los países fue respondiendo de manera positiva, y alguno llego a responderle que no colaborarían con Alemania para nada ya que habían sido invadidos por ella…

Ehsan Ullah Khan en España

Imagen
Hace 5 años ya de la catástrofe del Rana Plaza, el edificio que se desplomó en Bangladesh en el que murieron 1134 personas. En los escombros del edificio se encontraron etiquetas de marcas famosas: el Corte Inglés, Inditex, Mango.

Estos días he tenido la suerte de conocer a Ehsan Ullah Khan. Para los que no sepáis quien es os dejo lo que el Nobel de la Paz 2014, Kailash Satyarthi, dijo de él:

"Es la única persona en el mundo exiliada forzosamente de su país por la lucha contra la esclavitud infantil. Lo ha sacrificado todo: ha estado 12 veces en la cárcel, ha sido torturado y su Gobierno le ha condenado a pena de muerte por denunciar que en su país trabajan niños esclavos para empresas extranjeras; muchas son grandes corporaciones del textil español".

Ehsan Ullah Khan esta pasando por diferentes ciudades de España denunciando el drama de los niños esclavos. En 1992 ayudó a la liberación de Iqbal Masih.



Ehsan es una de esas personas que  te alegra el corazón y el espíritu. Una…

Un andar solitario entre la gente, Muñoz Molina

Imagen
Si tuviese que describir este libro en pocas palabras, diría que es un canto a lo cotidiano, a lo que vemos cada día, y pasamos por ello sin darnos cuenta. Muñoz Molina hace un gran ejercicio de observación de todo lo que le rodea en su día a día, intercalando vida de distintos escritores. Un canto a lo cotidiano y a la literatura.
"...el triángulo en lo alto de un poste de metal, con una combinación de colores muy poderosa y muy simple; el rojo del contorno, el blanco del interior, el negro de las siluetas y de esa única palabla en mayúscula, RECUERDE. Son dos niños que van de la mano, con carteras, niños antiguos que no llevan mochila, un niño y una niña que parecen apresurarse, como si se estuvieran echando a correr. Me fijo mejor y están corriendo. Las carteas en la mano casi vuelan tras ellos. Niños como de cuento, el hermano y la hermana perdidos en el bosque, abandonados por los padres; niños que huyen de un bombardeo al salir de la escuela, en Alepo."
"Me gus…

Gramática para tiempos de confusión

Gramática para tiempos de confusión” es una propuesta práctica de reflexión sobre el lenguaje que esperamos ir completando con otros trabajos. El lenguaje creado para el encuentro, el abrazo y la tarea compartida deviene frecuentemente en arma para el dominio. Asistimos a una infame prostitución del lenguaje abanderada por los medios de comunicación que pretenden que veamos la realidad con ojos de derechas e izquierdas formales, progres o conservadores, posibilistas o desesperados que viene a ser lo mismo. Y se nos escapa la realidad. Durante un tiempo hemos seguido la utilización de la palabra “Solidaridad” en cinco grandes medios de comunicación y encontramos dentro de cada uno de ellos significados que van desde “Dar la vida” a “hacer negocio”. ¡Vaya lío! ¿A quién perjudica tamaña confusión? No cabe duda que a la solidaridad. El lenguaje genera cultura. Pero, ¿Quién genera el lenguaje? La respuesta no nos es indiferente. Nos preguntamos siempre quién pierde y quién gana.

Mientras embalo mi biblioteca, Alberto Manguel

Imagen
Hace unos días una amiga escribía una entrada en su blog, Los libros en que habito, sobre las huellas que van dejando los libros en nosotros, y como cuando nos separamos de ellos dejamos parte de nosotros en otro lugar.
Alberto Manguel también nos habla de esto en su libro "Mientras embalo mi biblioteca".

"...si toda biblioteca es autobiográfica, embalarla se parece, en cierta manera, a hacer la necrológica de uno mismo."

"...toda literatura es acción cívica, porque es memoria. Toda literatura preserva algo que de otra manera desaparecería con el cuerpo del escritor. Leer es reclamar el derecho a esta inmortalidad humana."

"Nuestros libros son relatos de nuestras historias; de nuestras epifanías y de nuestras atrocidades".

"Nuestras acciones deben estar justificadas por nuestra literatura y nuestra literatura debe dar testimonio de nuestras acciones."




Ordesa, Manuel Vilas

Imagen
Primer libro que leo de este autor. Me ha encantado. Un libro para leer despacio y respirar hondo con cada frase. El dolor por nuestros fallecidos, por el paso del tiempo. Una obra maestra. 
"Ojalá pudiera medirse el dolor humano con números claros y no con palabras inciertas. Ojalá hubiera una forma de saber cuánto hemos sufrido, y que el dolor tuviera materia y medición. Todo hombre acaba un día u otro enfrentándose a la ingravidez de su paso por el mundo. Hay seres humanos que pueden soportarlo, yo nunca lo soportaré." "El pasado es la vida ya entregada al santo oficio de la oscuridad. El pasado nunca se marcha, siempre puede retornar. Vuelve, siempre vuelve. Contiene alegría el pasado. Es un huracán el pasado. Lo es todo en la vida de la gente. El pasado es amor también."
"Adiós a la nómina. Y la vida renació, y me di cuenta de que nunca había sido laboralmente libre. Me puse eufórico. Me sentí orgulloso de mí mismo.  Regresé a mi apartamento y estuve mirand…

¡Daha!, Hakan Günday

Imagen
A aquellos a los que en nombre de las naciones  la historia de los hombres entierra vivos en las calles Esta es la dedicatoria del libro.  Un libro tan actual que duele cada palabra, cada letra. Un niño cuenta como ayuda en el negocio familiar, el negocio de su padre, que no es vender fruta, ni productos de un bazar, es traficar con personas.
«Cuando transportábamos gente, debíamos velar por una sola cosa: el número de personas vivas que entregábamos debía ser el mismo que el número que habíamos recibido. Saber si esa gente huía del infierno para alcanzar el paraíso no nos concernía lo más mínimo. Transportábamos carne. Solo carne. Los sueños, el pensamiento o los sentimientos no estaban incluidos en el precio».