Pasaba por aquí

  

Lo que parecía que nunca iba a llegar, llegó. Mis vacaciones. Y con ellas hemos podido salir de nuestra ciudad y visitar sitios cercanos que merecen la pena, y que nos han ayudado a ensanchar un poco nuestra mirada. El día a día, a veces, nos hace que perdamos la vista al horizonte. 

La lectura es un buen sustituto para cuando no se viaja a menudo. Es un medio de conocer otras épocas, otras culturas y otra gente con costumbres distintas a la de uno mismo, y también nos hace poner la vista en el horizonte, para que no perdamos el rumbo. ¿A dónde? Esa es otra cuestión.

Estos días he viajado a Rusia, a Galicia, a Inglaterra, a Francia y a Madrid. Tanto viaje solo es posible con la lectura, ni siquiera con un tour de esos low cost.

A Rusia me he ido con "El último verano". Si quereis un libro breve de los que se leen en una tarde o en una mañana, este es vuestro libro. Cartas entre una familia en 1906. La autora se apostó que podía escribir una novela policíaca. Lo hizo en 6 semanas. No sé qué se apostaría, pero ganar, seguro que ganó. Ricarda Huch es la escritora, y de ella Thomas Mann dijo que era la mujer más inteligente de Alemania e incluso de toda Europa. Ahí es nada. 


 

A Galicia me fui gracias al club de lectura de la biblioteca que este mes apostó por un cómic, "Ardalén" de Miguelanxo Prado. ¿De qué va? De los recuerdos. Recordamos lo que hemos vivido, pero ¿podemos llegar a recordar lo que han vivido otros y confundirlo con nuestra propia vida?



 El siguiente viaje me llevó a Inglaterra y también a Francia, "El mundo según Mark" de Penelope Lively. Pasaros por el blog de mi querida Undine y ella os convencerá de su lectura. 

Tenemos a Mark un escritor de biografías, a su esposa Diana, a Carrie dueña de un centro de jardinería y nieta de Gilbert Strong, escritor al que Mark esta estudiando para su nuevo libro. 

Y yo que soy muy dada a leer biografías y me encanta coger un autor y leerme todo lo que haya de él, y acabar conociéndole a fondo, me quedo pensando en que nos ocultaran los biógrafos. Primará la veracidad por encima de todo o mejor el respeto a una vida pasada, con sus luces y sombras, respetando lo que se quiso ocultar en su momento... 

Y por último, de la mano de Delibes me he adentrado en lo que me ha parecido el mayor canto de amor que he leído nunca. "Señora de rojo sobre fondo gris". Y con él me he ido a Madrid. Ayer, día 17 de octubre, celebramos el centenario del nacimiento de Delibes. En estos próximos meses quiero leer y releer alguna de sus obras. 

"No obstante, es ahora, a cosa pasada, cuando deploro mi mezquindad. Es algo que suele suceder con los muertos: lamentar no haberles dicho a tiempo cuánto los amabas, lo necesarios que te eran."

 


Comentarios

  1. Es cierto que leer es un buen sustituto de los viajes. Gracias a la lectura se conocen los sitios mejor que cuando solo se viaja de turista, porque de turista no llegas a entrar en el alma del país y de sus gentes, mientras que como lector interaccionas de una forma bastante profunda.
    Tomo nota de "El último verano". Me atrae mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Querida Esther:
    ¡Mil gracias por las cariñosas palabras que me dedicas! Estoy segura que tus conclusiones sobre El mundo según Mark merecen ser compartidas y enriquecerían la blogosfera. Anímate a compartirlas.
    Por otro lado, me encanta el viaje literario que has hecho en tus vacaciones. Resulta variado y apasionante.
    Es un gusto pasar a leerte, siempre me voy con una sonrisa feliz.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  3. No conocía el título de Delibes que mencionas. Me ha llamado mucho la atención El último verano.
    Sí, es muy cierto que leer es una estupenda forma de viajar.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario